15 de julio de 2017

Avenida Azul





Dulce y serena

Dejar de lado los recelos
el ritmo, la música, la cadencia
el tema guiará los trazos
traicionaré jamás los devaneos.
Contaré cómo viniste,
quizá ni te acuerdes,
fuiste una caricia en el cabello
una dirección copiada en un cuaderno,
luego una cápsula de tiempo y de silencio.
Recuerdas entonces te añoraba
mas tú estabas lejos
notaste el sol pálido
la caída de una hoja
algún reflejo en las veredas.

Y tú habitando tras el viento
en un segundo tal vez como este me nombraste
mientras tu nombre recorría en secreto.

Y luego aquella ceremonia
te perseguía hasta despertar en tu sonrisa.

Había sombras de distancia
quizá las haya todavía.

Piso fuerte sobre nubes
corriendo sin cesar hacia tu encuentro.

Me acompaña un gato
al que le cuento mis anhelos
desde extrañas distancias me observa comprensivo.

Dulce y serena
aquel abrazo es un tatuaje entre mis nervios.
Muerto y renacido en tu sonrisa
quizá no estoy aquí
sino colgando en tus cabellos.




Eres

Una ventana para no cerrarse
un vínculo que mantenerse abierto,
eso eres
la aventura de las letras que aún no creen que pudiéramos acercarnos.
Te imagino ahora tras un mar de sombras
ese distante segundo que nos aleja
talvez dirás:
"estoy habitando tras el viento
y en una danza quisiera llegar a ti".
Quizá estés callada abrigando una sonrisa.

El oficio en que me embargo puede ser peligroso,
un canto anuncia despertares
ladridos, aullidos acarician el silencio.
Maullidos en la calzada.
El sueño ya no basta
cuando pretendo despertar.




Tu voz

                                                   Háblame despacito
                                                   dímelo en secreto
                                                Zenobio Dagha

Infinitos segundos de la espera
tu mensaje parpadea insistente
tu voz una caricia que no quiero perderme
tu voz hecha de sueños que aún no tengo
tu voz hecha de sueños que tanto anhelo
tu voz hecha de sortilegios
tu voz
tu voz
vaya tu voz,
me adormila y me despierta en el incendio.




Rumores

                                                                Larguémonos, chica, hacia el mar
                                                                                                  Mauricio Aznar

Un rumor de tambores me persigue
un rumor de tambores y zampoñas
con ello haré una danza
en la que podamos bailar eternamente.
Recuerdas,
tus hombros
me guiaban
eran la luz prometida
después de tanta oscuridad.
Ahora estoy recogiendo lo mejor del futuro
para depositarlo en tus manos
a eso agrego mis ojos y mis pasos
abrígalos
guíalos
cuida que no retornen
al albedrío de la soledad. 




Tu nombre

La ciudad se va cubriendo de tu nombre
te evoco en este viaje
te nombro y haces crecer flores en las veredas
como un mágico conjuro me resguardas.
Perduras en los vidrios
en las ruedas
en los asientos de los buses.
Toda canción dedicada a ti
suaves melodías
interminables ritmos
                en consonancia de tu andar.
Recuerdo cómo te extrañaré cuando me hacías falta.
Sabes,
ya no canto a la oscuridad.
Preciosa
la hora en que puedo respirarte.




A veces

A veces llegas tan pronto y te vas
las ventanas se tornan tristes,
triste el retorno a casa
feliz el rumiar de tus palabras.




Lujo

El único lujo que me permito
es tu permanente presencia en mi mirada.




L'enchant' terrible

Caminos que se encuentran
andares rápidos y quietos
rutas desconocidas por la razón obtusa
minutos que se escaparon de los relojes
estados unidos del sentimiento
nociones, más que eso

memorias de lo que será
encendiendo un fueguito

hilandera de los sueños
átame a tus tobillos
secretamente a plena vida

reencárname en tu mirada
oh, arquitecta del suspiro
bondadosa de bondades
aliéntame el respirar
donde sea que sea
o donde quieras dejar tus trazos

entrégame la ardiente razón que escapa de los libros
la loca aventura de estar vivos

caminadora incansable de secretos laberintos
orgullosa de ser tú solamente
revisa mis aparejos
ahora que emprendo el vuelo
zigzagueante sobre tus ojos
obnubila cualquier oscuridad
nunca más a destiempo

amén de tu sonrisa

colige entre el verde y el azul
amables tonos de la esperanza
meritorio de tus pisadas
busco cada una de tus andanzas
inquiero por las huellas de tu voz
osquedad sutil que se desbanda

embísteme con tu ternura
no temas aguijar mi corazón con tu cariño
tiéntame con lo más honesto
róbame lo mejor, no me defiendo
entregaré aún más, habrá derroche
gabrieles amordazados de libertad
aliándose con el despliegue de tus dedos
márcame el compás a tus pulsaciones
edúcame en tu facultad de ser hermosa

en fin, la luna seguirá azuzando
luciendo sus eléctricos destinos

tú, detente a mitad del suspiro
únicamente percibe la inicial
y abrázame tras esas cumbres
olvídate de todo lo demás. 




Lágrima

Ha caído una lágrima
hubieras estado aquí a recogerla.




Avenida azul

He regado mi amor por todas partes
mira esta avenida
me desconcierta
aquí nuestras manos se juntaron
aquí acaricié tus cabellos
aquí fuimos parte de un abrazo
aquí fuimos un abrazo aparte de este mundo
aquí encontramos la canción de nuestros tiempos
aquí tomamos el café de la esperanza
aquí se transformó el ojo en silente llamarada
aquí pudimos amanecer pero la noche te alejaba
entre estas paredes
entre estas torpes veredas
entre estas pupilas que te añoran
entre estas niñas que te aguardan
entre este loco corazón que no descansa
en este corazón hago tu casa.




Inventario de señas 
                                                            Dónde estabas entonces,
cuando tanto te necesité
El último de la fila


Tras haber perseguido
todos los electrolitos de la mente
tras haber causado
innumerables bajas al enemigo
tras haber ajusticiado
todos los saberes obtusos
tras haber humillado
todas las pompas funestas
tras haber acuchillado
todos los rimbombantes letreros
tras haber enterrado
todos los sabios consejos
tras haber descaminado
inacabables políticas de desgobierno
tras haber descompuesto
tantos libros y manifiestos
tras haber abolido
hasta el más noble supuesto
aún no llegas serena mía
a recluirme en tus besos.




Los días

Adoro los miércoles del encuentro
todas las letras que permiten expresarnos
adoro los miércoles y lunes y tantos otros días
como los gestos y silencios.
Adoro las horas de estar contigo
Temo los minutos en que te vas.




Tal vez me veas dormir 

Llegaste en madrugada
vestida de inocencia y picardía
acaso recuerdes
transformaste el lecho en verde hierba
nos envolvimos como dos enredaderas implacables
luchamos en amor hasta borrar ajenas huellas
al final quedamos los dos solos
prolongando la eternidad hasta el extremo
nos sorprendimos que cualquier extremo fuera extenso
me esposé a tu cintura
a tu cintura y ocultos laberintos
de tus cabellos surgieron estrellas
con las cuales abrigamos los cansados cuerpos
te quedaste entre mis brazos
pequeña
pequeñita
para que ni un rastro de amargura te rozara.
En el perfume de nuestra unión nacieron flores
Geranios, buganvilias, madreselvas.
Tu sueño era un suave arroyo
allí veía una a una las gotas de mi dicha.
El cansancio me llamó y no pude velar ya por tu descanso
me acurruqué entre tus nervios para alcanzarte en el camino,
he sentido una brisa, una caricia
tal vez has despertado
y me veas soñar contigo.




Sinecura
 
Hacer inventarios del aire
trazar la geometría del aliento
analizar las capacidades de los lapiceros
pensar absolutamente en el silencio
contabilizar el uso de los vocablos señeros
cerciorarse de la exacta cantidad de segundos por hora
cuidar con extremo celo el adecuado uso del sueño.
En fin, hacer cada una de las tareas
que nadie más propusiera
para ser recompensado
con tu voz y tu calor.




Palomas en la niebla

Tus manos volaban entre papeles
sellos, recordatorios, un "firme aquí" y "esto no avanza"
tus manos eran palomas
mis ojos iban en inocentes desvaríos
mientras le imponías orden a las cosas.
Vine a beber de tus ojos
a respirar cada una de tus palabras.
En el fondo deseaba que alguno de tus dedos aterrizara en mis cabellos.
No estoy sino para tu risa
tu risa hecha de ignotas primaveras
las cuales quiero conocerlas.
Delgadas líneas de la certeza
confundidas atrozmente con lo que falta.
No le tengo rabia al silencio
Sino a lo que no podemos decir.




Fiesta
  
                                                         Bienvenida al sol y mi niñez 
                                                                                Sui Generis

Llegaste a casa por la tarde
desde entonces ya nada puede ser lo mismo
ha estallado el amor entre mis cosas
en los cuadros
los libros
los poemas
en la vieja guitarra.
Llegaste,
un "a partir de ahora" se grabó en mi morada.
Todo se conjugó para encontrarnos
ya no más lejanas líneas paralelas,
las palabras nos fueron atrapando
hasta enlazar nuestros cuerpos.
El olor del amor creó nuevas formas
la piel se reconoció en sus hazañas
cada mínimo segundo fue aprovechado,
irremediablemente amantes
irremediablemente compañeros.




Bienvenida

Has llegado
me libraste de cualquier escara
                                                 de cualquier absceso
con cada uno de tus átomos
con cada una de tus células
encendiste el silencio
las lágrimas lavaron el mundo para que pudiéramos mirarlo
                                                 para que pudiéramos caminarlo
luego dijimos mucho con pocas palabras
la natural unión de los deseos hizo el resto
ahora resulta extraño separarnos,
de tus pechos manaban infinita ternura
agua nupcial sin necesidad de ceremonias
vaya la armonía
vaya el ritmo
vaya la cadencia
                          el fluir entre los nervios.




Por las noches

Por las noches esta mujer se convierte en manzana
me dedico a morderla inacabable
aprehendo cada uno de sus jugos
me percibo en sus pisadas
me reencuentro en sus andares
no dudo ya lo inefable
no dejo de cumplir mis amenazas
caer irrefrenable en su calor.




Nacemos

Porque hemos atravesado todos los idiomas
porque hemos cegado la ceguera
porque hemos quemado todas las naves          para construir la nuestra
porque hemos despertado todos los sueños
porque hemos conjugado los alientos
porque hemos entablado la conversación sutil entre los nervios
porque hemos tomado el camino más certero
porque hemos reinventado el mundo en un mínimo metro
porque hemos desterrado el más mínimo recelo
porque hemos acabado con los fútiles recuerdos
porque hemos transformado en hoy lo pasado y lo venidero
porque hemos superado parentales asedios
porque hemos hecho del amor nuestro ferviente acero
porque hemos callado para dialogar nuestros cuerpos
porque hemos claudicado ante el incendio
porque hemos fertilizado el silencio
porque hemos renombrado el mundo al decir “estemos”
por qué más ahora nacemos.




Cuando los ojos

Cuando los ojos se cierran
avizorando un rastro azul
rebuscando en el párpado
masticando una voz
encendida de esperanzas
niágaras de la razón

nunca antes ni nunca siempre
sobre todo siempre respirar
lindamente sobre el arte
desde el índice hasta el pulgar
alígera el suspiro

marinando sentimientos
obliterando corazones
nadie absolutamente nadie
incluso cuando la aurora
cuando cuelga en épsilon
ahora y en la hora de nuestra vida

quemando todos los fuegos
universalmente única
implacable en lo real
serena y dulce
prestidigitadora de la piel
elocuente en cada beso

amiga de cada nervio
naciente en íntegro suspiro
guitarra incansable en plena noche
ululante de toda inmensidad
líquida en plena solidez
obteniente de la pureza

tomando mundos entre los labios
engastándolos en cada sol

ahora el mar se ha perseguido
migajando sus medidas
occipitalmente en esténtor

con todo así parir la vida
o mejor dicho vivirla en plena flor
nuestro nuestra nuestro nuestra

trópicos amables
obcecados de libertad
derivando en mil sonrisas
o acaso solo una en continuado

eléctricos sabores
luminosos en la garganta

callejeando en laberintos
orgullosos de su furor
retando desvaríos
ambiciosa de todo placer
zagala en toda yedra
omnímoda de bondades
nereida de la sonrisa

yacente en plena vida

cada mínimo segundo
orquesta escondida
nociones del buen querer

tomas lo imaginario
orgullosa de tu sapiencia
dédalos que se acrecientan
ajusticiando la lejanía
exploradora de los sentidos
leve como mil suspiros

anuncia nuevas noches llenas de vida
liminiza imposibles y calor
miente toda mentira hasta la risa
al final la verdad brinda sus manos

temporaliza agradables silencios
unificando fuerza y bondad
ganaremos al final esos momentos
andando siempre más allá o más acá
bueno, qué digo no importa el lugar
relucen simplemente a los ojos
imágenes de siempre cuidar
elegantes sin necesidad de compases
llegando siempre hasta el llegar.




Minino

Conviertes en minino
los pumas de mi corazón.